Interacción humana: Indispensable para los negocios

Durante los últimos meses, las personas parecen tener un problema recurrente: al pasar de una modalidad de trabajo física a virtual, se hacen más evidentes las fallas de procesos que normalmente se resuelven de forma presencial.

Las personas en un lugar de trabajo comunican piezas clave de información que son cruciales para la operación de un negocio, a veces sin darse cuenta. Normalmente esos “rebotes” de información, no están presentes en un proceso, sino más bien son el resultado de la interacción humana que sucede a diario en un lugar de trabajo. Esta interacción opera de las formas más sutiles, por ejemplo:

  • Conversaciones casuales durante la hora de comida
  • Traslado de conocimiento o información por cercanía física
  • Comentarios o rumores que se escuchan en oficinas abiertas
  • Retroalimentación por lenguaje corporal
  • Discutir planes, proyectos o estrategias durante reuniones sociales, fuera de la oficina
  • Intercambiar información “privilegiada” sobre otras empresas y negocios de forma casual
  • Encuentros en restaurantes, centros de estudio, iglesias o lugares de entretenimiento

Todos son ejemplos de cómo la información se traslada de una persona a otra por medio de la interacción social.

La situación COVID-19 ha venido a cambiar eso, al privarnos de la interacción natural con otras personas, poniendo en riesgo lo más esencial de nuestro funcionamiento humano, que es la capacidad que tenemos de apoyarnos en nuestros semejantes para compartir conocimiento y continuar desarrollando enlaces humanos para mejorar nuestra misma condición.

Un reto aún mayor para las empresas que en el pasado habían confiado en la capacidad que sus colaboradores tuviesen para trasladar información durante interacciones 100% humanas: Una sonrisa para transmitir confianza durante una reunión, estrechar la mano para cerrar un contrato, la ansiedad o relajación percibida antes de que una reunión inicie, la emoción del primer día para un nuevo integrante del equipo, la satisfacción (o insatisfacción) de un cliente…. ¡los negocios lo necesitan!

Si tu negocio pretende continuar su camino (lamentablemente, no es el caso de muchos), debes considerar este factor de interacción humana en todo lo que hagas, principalmente en condiciones de separación física o distanciamiento social.

Algunas ideas:

  • Envía una nota escrita a mano a un compañero para felicitarlo por su cumpleaños, la apreciará más que la felicitación automática de Facebook
  • Almuerza con alguien (a distancia) – pueden pedir lo mismo – nada mejor que partir pan con alguien para estrechar lazos de confianza
  • Manda un regalo físico a alguien con una nota escrita a mano – las sorpresas siempre son bienvenidas
  • Si tienes que presentar algo muy importante, tómate el tiempo de enviar material físico a las personas que participarán, algo que apoye tu presentación virtual – tu audiencia lo recordará.
  • Durante cualquier reunión virtual, aparta al menos 10 minutos para interactuar de forma casual con los participantes, para hablar de sus familias y o de sus mascotas.

La tecnología es nuestro mayor aliado durante estas circunstancias, pero también puede ser una gran debilidad, ¡no lo olvides!